fbpx

Pasión Artística en las Vidas de Ausencia y Concepción Abasolo

Las hermanitas Abasolo, nacieron en Puebla de los Ángeles a principio del siglo XX, siendo Concepción dos años mayor que Ausencia.

Sus padres, Don Justo Abasolo y Doña Concepción Mundo de Abasolo criaron a sus dos únicas hijas en un ambiente de cordialidad y respeto.

Don Justo formó una pequeña empresa familiar dedicada a la fabricación de pigmentos.

De niñas disfrutaban el pasar las vacaciones en casa de su abuela materna, Doña Matilde Maravilla de Mundo, quién dedicaba sus horas libres a la pintura.

Al terminar sus estudios básicos, ambas pensaron en dedicarse al estudio de las bellas artes.

Concepción fue la primera en ingresar a la Academia de Educación y Bellas Artes de Puebla.

Un par de años después, Ausencia aprueba exitosamente el examen de admisión a la misma institución.

El profesor Heladio Mirón fue quien se encargó de encauzar las aptitudes artísticas de las jovencitas.

La práctica de copiar litografías del pintor y dibujante francés Bernard-Romain Julien fue parte integral de los procedimientos académicos indispensables en aquella época.

Se sabe que las hermanas participaban afanosamente en las diversas actividades organizadas por la academia, como era el caso de los desfiles de carnaval.

Lo último que se sabe de Ausencia es que, tiempo después de terminados sus estudios, impartió el curso de Dibujo de Imitación en la Escuela Motolinía de Puebla.

Concepción, negándose a contraer matrimonio, viajó a Nueva York para colaborar en la realización de murales en cierta biblioteca, nunca se supo que pasó después.